MENSAJE DEL SR. ARZOBISPO A TODO EL PUEBLO DE DIOS León, Gto. 6 de enero del 2017

COMUNICADO

 

 

MENSAJE DEL SR. ARZOBISPO A TODO EL PUEBLO DE DIOS

León, Gto. 6 de enero del 2017

 

 

“La paz les dejo mi paz les doy”

(Jn 14, 27)

 

 

En este hermoso tiempo de Navidad les saludo con el deseo de que la paz del Señor esté con ustedes.

 

“Los gozos y las esperanza, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozo y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo” (GS 1)

 

  1. Como Pastor de esta Arquidiócesis, veo con profunda preocupación los acontecimientos que están marcando el inicio de este nuevo año, a consecuencia de la imposición del aumento al precio de los combustibles que provocará una alza general de precios, sobre todo en los productos básicos, afectando así gravemente a la sociedad en general, y a los más pobres en particular.

 

  1. Esta situación ha provocado molestia y enojo social, que lamentablemente se han convertido en vandalismo, saqueo, violencia, bloqueos, etc. que agravan el problema afectando los derechos de terceros. Se reconoce que hay derecho a la manifestación pacífica del pueblo ofendido, pero evitando abusos.

 

  1. Queremos iluminar a la luz de la fe cristiana los acontecimientos que están sucediendo en nuestra sociedad. Esta descomposición social termina enfrentándonos unos con otros, agravando el problema, como lo dice el Papa Francisco: “Ya hemos tenido mucho tiempo de degradación moral, burlándonos de la ética, de la bondad, de la fe, de la honestidad y llegó la hora de advertir que esa alegre superficialidad nos ha servido de poco” (LS 229).

 

 

 

 

 

  1. “Es la persona del hombre la que hay que salvar, es la sociedad humana la que hay que renovar” (GS 3). Invitamos a todos a practicar el Bien Común que es el principal objetivo y tarea de nuestras autoridades civiles y corresponsablemente con ellas, deber de todos los miembros de la sociedad. Si queremos construir una sociedad justa y solidaria que asegure una calidad de vida para todos, en convivencia pacífica,
  • pcés﷽﷽﷽﷽﷽iedad. Si queremos condaria que asegure una clidad de vida para todos, esforc miembros de la sociedad. Si queremos con esforcémonos porque ninguna autoridad y ninguna persona lesione los derechos de la dignidad de la persona humana, que es imagen de Dios y por quien Jesús derramó su sangre.

 

  1. Invito al diálogo y a la razón para conseguir acuerdos entre ciudadanos y autoridades en beneficio de la justicia y de la paz; para encontrar caminos que nos lleven al verdadero desarrollo; para lograr la justicia y la equidad. Sabiendo que la justicia es requisito indispensable para lograr la paz social.

 

Oremos con María, Nuestra Madre Santísima de la Luz, para obtener de Dios el auxilio espiritual necesario. Les imparto mi Bendición y les reitero mi cercanía y solidaridad.

 

 

 

 

                        Pbro. David Alba                               + Alfonso Cortés

                      Secretario Canciller                          Arzobispo de León

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *